El «Pato» Briones, la leyenda de «los cóndores»

Cinco títulos de Dimayor tenía Patricio Briones antes de fichar en Liceo Mixto. Tres coronas con Universidad de Concepción y otras dos con Provincial Llanquihue lo tenían ya encumbrado entre los mejores canasteros históricos del país.

Briones aún no piensa en el retiro y dice sentirse en la institución más seria del Basquetbol Nacional.

Y en los «Cóndores», donde formó parte de un plantel regado de figuras, logró hacer historia. Cuatro títulos en cinco años -sólo le faltó 2010, en el que no hubo liga- le dieron su novena corona antenoche, en Los Andes, estableciendo un récord histórico, que hasta antes de las finales compartía con Emilio París.

El mismo Briones que defendió siempre, aun en sus peores momentos, a la selección chilena. El mismo que, en sus inicios, soportó innumerables burlas, risas y molestias por su estatura y su condición social. El mismo que fue criticado duramente por su estilo de juego, poco ortodoxo para un poste, pero bastante efectivo fuera de la bomba. El mismo que, a sus 40 años, fue soportando silenciosamente las críticas a su desempeño.

«Mi permanencia en el sistema causa revuelo. Decían que estaba viejo, que era una vaca sagrada. Molesta la falta de respeto, pero no quiero decir que es un tapabocas», dice Briones en su estilo.

«Mira lo que pasa con Erik Carrasco. Con 30 años, tiene carácter y básquetbol para ser el líder natural de una selección, y lo están dejando afuera por la edad. Es una falta de respeto a su trayectoria. Yo sacrifiqué horas de fiesta, de hueveo , para entrenar lo que debía y tener la vigencia que demuestro», arguye Briones.

Quiere seguir

Por eso, aunque él mismo había deslizado la opción de que ésta fuera su última temporada, su rendimiento en la liga -de la que fue elegido el MVP- le encendió el «bichito» de seguir activo.

«Aunque siento que se está extinguiendo la llama interior, la gente sigue creyendo que hay Briones para rato. Me sorprendió la gran cantidad de felicitaciones en mi Facebook. No sé si seguir, esto terminó recién, tengo que hablar con mi esposa, pero también con los dirigentes. Si ellos están en condiciones de soportarme, pues lo intentaría», dice.

De todos modos, el mejor pívot de la historia de Chile ya tiene su futuro claro. Hoy es director de deportes de la Municipalidad de Rinconada (provincia de Los Andes).

Sin embargo, también tiene palabras para el complejo momento dirigencial que vive el básquetbol chileno.

«Exigen renovación de jugadores, de técnicos; pero los mismos dirigentes no cambian. Hay gente que ya cumplió su ciclo, y mientras haya gente peleando por poder, esto no surgirá», dijo, en alusión a los 20 años de Miguel Herrera en la Federación de Básquetbol.

Texto: HÉCTOR OPAZO M. /El Mercurio
Fotos: Pedro Muñoz

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.