Tremenda pérdida para el Arte y Patrimonio Nacional: A los 83 años Muere Themo Lobos

El legendario dibujante y guionista chileno Themo Lobos, autor de Mampato y una serie de perdurables personajes, muerió hoy, según confirma su editor ade la editorial Random House Mondadori, Melanie Josch.

La información apareció en la cuenta de Twitter de Josch (twitter.com/MelanieJosch), y dice textualmente: «con profundo pesar, la editorial Random House Mondadori comunica la muerte a los 83 años de Temístocles Lobos: el gran Themo Lobos».

Temístocles Lobos tuvo una de las más amplias carreras de la ilustración y el cómic nacional. Participó en sus inicios en la mítica revista Barrabases, de Guido Vallejos, donde creó a los personajes Cicleto, Cucufato y Ñeclito. En la revista El Pingüino creó a los personajes de Alaraco y Dolchevito. Pero su mayor fama provino de Mampato, donde se integró a partir de la segunda edición. Fue creador de 25 historias donde aparecía este niño pelirrojo con su cinto espacio-temporal.

Reacciones

«El Themo a estas alturas es un clásico, se muere una persona que dejó un legado que cubrió muchas generaciones», dice el escritor y dibujante Jorge Montealegre a propósito del fallecimiento del dibujante chileno.

Entre los grandes aportes de Themo Lobos a la historieta nacional, está su «preocupación por el lenguaje, siempre buscó documentarse, situando las historias en las épocas que correspondían, y de la etimología que utilizaba. Era muy culto. Por eso mismo tuvo tantos seguidores. Además, era un buen amigo, una buena persona», sostiene.

En su cuenta de twitter, el dibujante Félix Vega (autor de uan Buscamares e hijo de Oskar Vega, el primer dibujante de Mampato), expresó que «Tuve la suerte de asomarme al tablero de dibujo de Themo cuando trabajaba de noche junto a mi viejo en Mampato, Pitufos y Snorkels… Cuánto aprendí de Themo, al igual que de Mario Igor, Máximo Carvajal, Jorge Perez Castillo y mi viejo Oskar. No los olvidemos nunca», escribió.

Para el escritor Francisco Ortega, autor de las novelas gráficas 1899 y Mocha Dick (que está dedicada a Themo Lobos), «A la muerte de Lobos no faltan los que salen con que el no creó a Mampato, lo que es verdad (fue una creación colectiva entre conceptos de Eduardo Armstrong y dibujos de Oscar Vega), pero también lo es que Lobos fue quien en definitiva «creó» al personaje dotándolo de personalidad y mitología, armando alrededor de él la mejor idea de un héroe infantil-juvenil que ha parido la narrativa nacional», sostuvo.

«La obra de Themo Lobos es demasiado importante para mí. Su influencia, tanto artística y creativa, como humana es feroz. Así que no puedo distinguir una cosa de la otra. Es parte de mi vida y de esa época en que se define quienes somos: mi infancia», dice por su parte el dibujante Gonzalo Martínez (Heredia, Road story). «No conoci a Themo, pero sus historias influyeron en mi amor por la cultura y moldearon mi manera de ver y enfrentarme a la vida. Fue demasiado importante», agrega

Uno de los aportes de la revista Mampato y de su personaje principal, fue que «inauguró un nuevo ciclo de revistas de historietas», como sostiene Montealegre. «Vino a reemplazar a El Peneca. Mampato inaugura un ciclo nuevo, con historietas en colores, autoconclusivas, y ademas en un contexto de revista formativa, familiar. Eso marca a una generación de niños lectores de fines de los sesenta y comienzos de 70», dice.

Respecto a las historietas más célebres que creó Themos Lobos de su popular personaje, Ortega no tiene dudas: «Mampato en la Reconquista y el Cruce de los Andes, hizo más por la difusión de la historia de Chile que mil clases de ciencias sociales. Lobos es y será el mejor «novelista» juvenil de aventuras de este país», cuenta, y añade: «En lo personal, solo diré que Themo Lobos me enseñó a leer. Con eso no hay más», concluye.

Patrimonio Vivo

Para el aconcagüino Pedro Muñoz, presidente de la agrupación «Mi Patrimonio», «esta muerte se suma a la lista enorme de gente que representa un patrimonio vivo para una nación y no recibe el reconocimiento que merece. Témistocles Lobos era un hombre genial. Dibujó hasta el final y, aunque lo mereció con creces no recibió nunca el Premio Nacional. La semana pasada fuí a buscarlo para entrevistarlo a su casa de Con Cón, pero tras hablar con su hija Ada pospusimos la fecha para esperarlo a que se sintiera mejor de salud, ya que su afección pulmonar lo tenía relegado a su silla  de ruedas sin poder pronunciar palabra alguna. La fecha nunca llegará, es otro valor patrimonial que perdemos sin darle el sitial que se merece, es una tremenda pérdida para la literatura y el arte nacional».

De paso por Los Andes y San Felipe, Themo Lobos dibujó en la plaza de armas un par de veces y en más de una ocasión «tiró lápiz» esperando el tren en al anden local

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.