Opinión: Nació para el Show

En pocos días el Alcalde de San Felipe ha pretendido mostrar lo que sería “todo un período” con él a la cabeza.

El periodista Eugenio Cornejo conoce el negocio de comunicar, y con eso como ancla ha pretendido marcar una diferencia con su antecesor Jaime Amar, por más que en su discurso de “buenas prácticas políticas” haya señalado que este es un “gobierno municipal de continuidad” o que estos 20 días son la continuidad del período de Jaime Amar”.

De partida cambió su discurso de hace solo un mes atrás, cuando señalaba que Amar perdía las elecciones por culpa de los funcionarios que “le trancaban la pelota a la gente” y con eso generaban un ambiente de cansancio en el municipio. Hoy la canción ha cambiado y para él los funcionarios son “un equipo maravilloso de personas”, y en sus calificativos ha agregado hasta expresiones que bordean el “sacrificio”.

Es el inicio de un show bastante interesante de observar, y en el que por cierto ha conseguido sus frutos, toda vez que por estos días se ha visto trabajar en la calle a un gran número de empleados municipales. Regado de césped, limpieza de la plaza y hasta pintura para los escaños, son parte del maquillaje empleado para convencer a la gente de que lo que está viendo puede ser una realidad, en un paraíso que está a la vuelta de la esquina, en cuatro años más.

Eso en relación a los “adornos”, lo que incluye  sacarse fotos plantando un árbol en el mismo lugar que dos años antes el propio ex concejal señaló para romper con todo e instalar un bloque de cemento para sostener los estacionamientos subterráneos. O aparecer al lado de los funcionarios del Servicio de Salud, vacunando perros por un murciélago con rabia.

Pero como toda obra de entretención debe incluir un antagonista, un villano, un malévolo infiltrado para luchar contra la justicia, el show de Cornejo debe tener un rostro a quien apuntar, y tal como señala una película de la industria Disney, el alcalde apuntó a su “Villano Favorito” en el Daem local.

Sepúlveda es el rostro ideal a quién apuntar, por varias razones. Era el malo de la película anterior, en la que los logros en educación eran exportables a cuánto tipejo aparecía con carteles colgados al cuello indicándonos estrellas, laureles y lienzos que, seguramente ni en sus propios países les conocían. Aún así, Amar se ganaba los aplausos y Sepúlveda el rencor del grueso de los profesores públicos de la ciudad, que veían desfilar los millones pero por la vereda de al frente de sus colegios.

Por otra parte, el propio Sepúlveda quedaba con una deuda personal, ya que, en 2008 al asumir juró eliminar la deuda en educación en menos de dos años. No solo no cumplió con eso, sino que, además multiplicó los ceros en contra, y no fue capáz de mantener una imagen del edificio de calle Condell, dónde sobraban los equipos de aire acondicionado, pero faltaban las ideas para salir a flote.

Es a ese “conejo en el lazo” al que apunta Cornejo. ¿El discurso público?, bueno ese es simple: “el municipio está obligado a denunciar las irregularidades que se pudieran cometer”. ¿El discurso que se escucha en los pasillos?, bueno, ese es un poco más complejo, pero los más sensibles o desconfiados, recordamos la cantidad de veces que Sepúlveda miró desafiante a los ojos del periodista. Incluso la vez aquella en que se sentaron a la mesa para aclarar un enredo soberano con el famoso “Acuerdo N°1041”, en el propio despacho del jefe del DAEM.

La vida da vueltas señor Sepúlveda, y las palomas que usted no quiso alimentar, ahora llamaron los cuervos que vienen por sus ojos.

Que importan los demás males que atacan a la ciudad, como el desarrollo desordenado y los rumores de corrupción en demoliciones, o construcciones que aparecen y desaparecen en cada esquina de la ciudad. Que importan los lamentos ciudadanos por los millonarios sobresueldos disfrazados de “horas extras”. Al carajo los reclamos por el departamento de tránsito. A la punta del cerro los llantos de más de 60 grupos culturales no escuchados.

Y es que no hay nada mejor que darse el gusto de usar 20 días de poder para visitar a un viejo villano conocido y mostrarle que ahora la varita de los 4 poderes la tiene usted.

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.