Unos 1.000 litros de concentrado de uva para vino fueron derramados accidentalmente en San Felipe

Unos mil litros de concentrado de uva fueron derramados por un camión que transportaba la carga en ruta hacia una embotelladora en la capital.

Tres cuadras a la redonda del lugar del accidente había huellas del paso del concentrado y un abundante olor a vino, que no molestó a los vecinos.

El hecho ocurrió en la ciudad de San Felipe cuando cerca de las 11 de la mañana de éste viernes dos camiones se dirigían de norte a sur por la avenida  Abraham Ahumada de dicha ciudad.

Al llegar a la intersección de la mencionada avenida y Artemón Cifuentes, el camión que lo hacía en segundo lugar, viró tan pegado a los árboles que una de las ramas destapó una de las escotillas superiores del contenedor trasero, lo que generó una verdadera “emergencia etílica” según relata entre risas un trabajador de la empresa recicladora que hay en el sector.

Esto porque debido a la presión con que el concentrado de uva de maneja dentro de los contenedores, la apertura de la válvula generó un “sonido amplificado  similar a cuando se destapa una bebida”, nos describe el mismo trabajador, que continúa su relato señalando que “al principio nos asustamos porque como no sabíamos lo que era, pensamos altiro en una posible explosión, además que como esto fue justo afuera de la distribuidora de Gasco, las señoras que iban pasando empezaron a correr”.

Trabajadores del sector contemplaron con curiosidad el particular derrame. Pero quien no estaba nada de feliz era el conductor de una camioneta estacionada con sus vidrios abajo justo cuando el camión pasó lanzando el concentrado. Al interior del vehículo quedaron varios litros y un buen olor que el propietario tardará en retirar.

Del susto a las risas

El relato de este trabajador es ratificado por don Carlos Mena, un mecánico del sector que salió de inmediato a ver lo que sucedía. “Claro que nos asustamos, pero cuando empezamos a sentir el olorcito y el chofer del camión se bajó a explicar lo que transportaba, ahí nos calmamos y nada  pues, lamentar la pérdida nomás”, acusa entre risas de sus compañeros.

La reacción de ambos choferes fue muy rápida, y para quitarle presión a la carga líquida, abrieron una compuerta trasera dejando correr por la cuneta oriente, cientos de litros del concentrado. En menos de tres minutos se derramaron cerca de mil litros de jugo de uva listos para envasar.

El chofer del camión accidentado, al ver que no habían daños a la propiedad de otra gente rápidamente se subió a la máquina para emprender rumbo “a la embotelladora de Santiago” según contó a los observadores de tan particular hecho.

Una vecina de esa arteria se consuela diciendo que “por lo menos el olor a pescado (en alusión a una pescadería que hay a menos de una cuadra) no se va a sentir hoy día y me lo cambiaron por este rico olor a vino”.

Preocupado por  Carabineros

Entre risas y preocupación, el vecino que había estacionado su camioneta con los vidrios abajo, contemplaba los asientos delanteros totalmente empapados del aromático jugo, y mirando a sonrientes trabajadores del sector preguntaba “¿y si me para un paco ahora, cómo cresta me creería la historia?”.

Éste es el tipo de camión que transporta el concentrado de uva desde las viñas de la zona hacia las plantas embotelladoras.

Comenta con Facebook

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz