A la maestra con cariño

Cuatro historias de profesoras del Valle del Aconcagua que han luchado por formar sobre la base de valores y mucho amor.

A propósito de la celebración del día del profesor, fuimos en busca de 4 maestras que eligieron por vocación la tarea de educar en un aula, pero que han ido más allá y han decidido participar en la formación integral de sus alumnos.

Esta nota intenta transmitir el cariño y agradecimiento que siente la comunidad hacia la figura de las maestras que han aportado o siguen aportando a la sociedad, no solo conocimientos, sino que también muchas veces, dedicación y cariño cuando puede faltar.

Profesora Mónica Alejandra Espinoza Villarreal, 61 años.

Tiene 40 años de servicio en la profesión docente, y 29 de ellos los ha dedicado a preparar a generaciones de alumnos del Liceo Parroquial Teresita De Los Andes de Rinconada De Los Andes. Dice que en su etapa de normalista la marcó su profesora de historia, a quien admiraba mucho,  ya que dominaba muy bien sus materias y eso, sin lugar a dudas, le daba autoridad frente a sus alumnos e inspiraba mucho respeto y ella junto a sus compañeros se estimulaban mucho en sus clases. “Ella siempre daba puntos para la siguiente prueba por tareas, trabajos, disertaciones, respuestas en sala, revisión del cuaderno y eso hacía que sus alumnos se engancharan con la asignatura y se dedicaran a ella”. Recuerda que el cuaderno más ordenado y  bonito que tenían en el curso era justamente el de esa asignatura. La profesora Mónica indica que ella replica mucho de la metodología de su profesora de historia en sus clases de lenguaje en 7° y 8° básico. Indica que rara vez abre un libro en la clase, que ella enseña con conocimiento de la materia y de esta forma los jóvenes aprenden con confianza de que la profesora domina los contenidos. Ella además, aplica también estímulos en su clase y les enseña a los alumnos “que el cuaderno es como su biblia”.

-¿Qué cree que valoran los alumnos en usted?

“Yo creo que yo soy divertida, soy buena para la talla, tengo buen humor. Cuando la clase yo la noto un poco tensa, siempre tengo a flor de labios una talla que rompa esa tensión, para que ellos se relajen y distiendan. Intento siempre con mis alumnos tener un vínculo especial, que ellos me vean como mamá. Acá existe una cercanía especial con las familias, pues en la mayoría de las veces yo les he hecho clases a las mamás y papás de mis alumnos, conozco a sus familias, a sus tíos y abuelos, sé dónde viven y eso, indudablemente, crea un vínculo especial con ellos. Mis alumnos valoran el que yo sea tan familiar para ellos, sus papás también les hablan de mí con respeto y eso hace que tengamos una relación distinta.”

Su mensaje para el día del profesor 2013 fue: “Para aquellos que son profesores y están ejerciendo nunca dejen de hacerlo, deben serlo en todos sus ambientes, porque siempre es bueno educar: profesores en el barrio, en las juntas vecinales, en los clubes deportivos, por sobre todo en la comunas, el profesor es la luz y aquellos que se inician que lo hagan con vocación. Para ser profesor hay que tener vocación. Que aquellos que ingresen a la carrera de pedagogía lo hagan por vocación y no porque no pudieron quedar en la carrera que ellos querían”.

A la edad de 13 años la profesora Mónica Espinoza ingresa a la Escuela Normal, decisión que tomó su madre incentivada por la profesora Eloiza de la Escuela España, n°2 de aquél entonces.

Profesora Rosita Peña Urzúa, 63 años.

Es muy conocida en la comuna de Catemu. Dejó de hacer clases en el sistema escolar hace ya 2 años, pero como todo buen profesor jubilado ejerce su vocación en todo ámbito, con sus nietos, familiares o vecinos. Fue profesora por más de 40 años y recuerda con cariño a un matrimonio de profesores que la marcó en la infancia, “la profesora Rosa Pérez y el profesor Hugo López, quienes daban un trato  cariñoso a sus alumnos  de la Escuela N°32 de Catemu. La enseñanza de valores éticos, el cariño familiar, el ser como papá y mamá eran características de ellos” y esto en sus más de 40 años de labor docente trató de replicarlo. Tener un vínculo y un trato amable con los alumnos es la clave, pues un profesor nunca debe olvidarse que está trabajando con personas y a cada una hay que darle un trato especial.

La profesora Rosita Peña trabajó 20 años en la Escuela María Teresa Del Canto y posteriormente se desempeñó otros 20 años en la Escuela Del Cobre de la Colonia y el Ñilhue, finalizando allí su labor profesional. Indica que los niños no son tan distintos en las diferentes escuelas, “porque todos son una caja de sorpresa, muy espontáneos y revoltosos”. Indica sí que los niños de escuelas rurales son más cariñosos, expresan su cariño con “engañitos”, son más espontáneos. Habla de sus ex alumnos, de que a ella le emociona mucho cuando la detienen en la calle y ve ya a hombres y mujeres con familia que le preguntan: “¿señorita, se acuerda de mí?” muy cariñosos y con gratos recuerdos de ella. Eso a esta profesora de vocación la colma de alegría. Expresa que, “yo estoy sobrada de cariño con lo que día a día me expresan mis ex alumnos y sus padres por donde voy”. Su primer día del profesor fuera del sistema lo recuerda con mucha añoranza, indica que la invitaron por parte del DAEM a una ceremonia, pero ella se encontraba delicada de salud, por lo que no pudo asistir.

Su mensaje a los profesores nuevos es que “siempre recuerden que delante de ellos tienen a personas, a seres humanos, que se preocupen de la parte espiritual de ellos y de los niños porque si los profesores son personas felices e íntegras pueden entregar felicidad en lo que hacen. Que no se preocupen en la cantidad de horas que les dan  o el cómo se las van a pagar.  Que ellos entreguen no solo conocimientos sino además valores espirituales a los niños, para que tengamos una juventud nueva para cambiar el sistema”.  Indica además que “el rol del profesor en la sociedad es fundamental, aunque lamentablemente muchas veces es mal mirado y poco valorado, pero eso uno lo pasa por alto, entregando lo mejor que se pueda.”

Natalia Isabel Zapata Martínez, 31 años.

Oriunda de San Felipe, se desempeña hace 5 años como profesora de 1° básico en el Liceo Parroquial Teresita De Los Andes de Rinconada, enseñando a leer y escribir a los pequeños de 6 años con el método Matte, guiada por la Fundación Astoreca. En total ha dedicado 7 años al ejercicio de la función docente. Recuerda a la profesora Inés Guerrero, del colegio José Agustín Gómez de San Felipe,  quien la marcó en su época de estudiante en la asignatura de lenguaje. La  señala como una profesora bien estricta, exigente, pero muy buena, se le notaba que le gustaba mucho su trabajo. No dice que “Ella me marco mucho en esta vocación de poder ayudar y enseñar. Intento día a día reflejarme en ella y asimilar su trabajo con mis niños, mi desafío es que los niños logren un proceso de lecto escritura de calidad”.

Al preguntarle acerca de su percepción de lo que piensan sus alumnos de ella señala, “yo creo que ellos me ven como una profesora estricta y exigente, trabajando de manera ardua y a la par con ellos.  Es difícil borrar la imagen de quien te enseñó a leer y escribir y en ese sentido es una gran responsabilidad y desafío para mí. Finalmente yo creo que me recuerdan como la profesora que les dio la base para tantos otros aprendizajes, siempre en compañía de ciertas normas y hábitos que son imprescindibles para todo aprendizaje”.

Habla del día del profesor como uno de los días más importantes ya que se reconoce la labor que desempeña miles de profesionales en esta área. Resalta la importancia del perfeccionamiento continuo para lograr ser algún día “maestros”. Para este día del profesor, ella le deseó a “todos los profesores y en especial a los del Valle del Aconcagua que hayan disfrutado en su día. Mucho ánimo, fortaleza y fuerza para seguir adelante en esta especial vocación para luchar siempre con ganas por sus niños.”

María José Gallardo Espinoza, 31 años

Es profesora básica de la escuela rural Heriberto Bermúdez Cruz, del sector del Algarrobal de San Felipe. Tiene 4 años de servicio en el sector municipal. Indica que la marcó mucho su tía Gabriela en  kínder del colegio Alonso de Ercilla. La recuerda como una educadora muy cariñosa y comprensiva con sus alumnos, característica que ella trata de imitar  en sus niños, siendo cercana e intentando avanzar junto a ellos y en compartir día a día, cada momento. Por otra parte, nos indica que “La vocación que uno tiene de pronto se ve empañada con un aspecto más realista y concreto que tiene que ver con las remuneraciones y las condiciones laborales, que sin lugar a dudas, también es un aspecto relevante, de reconocimiento a la labor que uno realiza y suele ser un tema bastante complicado y que a uno lo va marcando, pero uno trata de ir superando esos -a veces- sinsabores, con el mismo cariño y reconocimiento  que nos entregan a diario nuestros niños. El compartir todos los días con ellos también hacen menos pesadas algunas obligaciones y tareas diarias como por ejemplo planificar, corregir pruebas, entre otras”.

Esta joven profesora indica que “con los niños uno va aprendiendo también a diario. Aprende a conocerlos, saber cuáles son sus fortalezas y debilidades. Es importante además, ir aprendiendo de la labor docente, perfeccionarse e ir adquiriendo nuevas metodologías. Uno nunca termina de aprender”.

En este día del profesor su deseo para sus colegas fue que “lo pasaran muy bien y lo hayan disfrutado, y que es una de las profesiones que nos llena de felicidad todos los días y que si bien es cierto,  no nos vamos a hacer ricos materialmente hablando, tenemos una riqueza en otro aspecto, nuestros corazones  se van llenando de alegrías y eso no tiene precio”.

Nuestro medio pretende mediante estos cuatro ejemplos de vocación a la pedagogía, extender un reconocimiento a los cientos de profesores que forman a las futuras generaciones del valle del Aconcagua, y con ello también a los que ya se encuentran retirados, disfrutando de las muestras de afecto que por estos días les hacen llegar los hombres y mujeres que fueron formados por un maestro de vocación.

Por Pedro Muñoz Hernández

Comenta con Facebook

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz