Concejal Millanao termina en llanto por cuestionamientos a su nuevo trabajo en la DAEM de San Felipe

Un final no muy afortunado fue el que tuvo la intervención del concejal Juan Manuel Millanao (UDI), en la sesión de ayer del concejo municipal, cuando fue cuestionado duramente por los ediles Rodolfo Silva y Ricardo Covarrubias, a raíz de su incorporación como empleado de la DAEM de San Felipe, lo que a juicio de ellos, sería incompatible con su rol fiscalizador.

Millano, si bien en principio bastante tranquilo para responderle a los concejales comunista y de Alianza, terminó con su voz quebrada y sollozando, lo que significó que debiese suspenderse por algunos minutos la sesión del concejo de ayer por la tarde.

Al iniciar su intervención, a propósito de los cuestionamientos de los ediles Silva y Covarrubias, Millanao reconoció que él en principio fue uno de los principales detractores de la gestión del alcalde Patricio Freire, no obstante manifestó que al poco andar, se dio cuenta del buen manejo de la administración municipal.

En este sentido, el concejal gremialista agradeció el respaldo que ha recibido de parte del alcalde, en cuanto a darle la oportunidad para incorporarse como funcionario del DAEM, ejerciendo como siempre su profesión de contador.

Si bien al responder a los cuestionamientos, Millanao dijo que “cuando queremos cagar a alguien primero le hacemos el cariño respectivo, así que no necesito que me consideren amigo algunas personas, prefiero que me digan derechamente: no soy tu amigo; porque para cagarlo, prefiero que me caguen de forma inmediata”.

En el caso de las críticas de Covarrubias, el concejal UDI le dijo que “tenemos una amistad que traspasa la cosa política, por lo tanto, se lo acepto”.

Posteriormente, el concejal advirtió que la labor fiscalizadora de los concejales es muy limitada y casi inexistente, de no ser que se haga de manera colegiada, ya que de manera individual es muy difícil realizar un trabajo de este tipo. Aun así, manifestó que él ha hecho su labor conforme a lo que establece la ley, aclarando que no existe ningún tipo de inhabilidad para ejercer el cargo de concejal y trabajar en el municipio, recordando en este sentido que su ética es a prueba de todo.

Pese a que Millanao fue bastante enfático en sus apreciaciones, al referirse a su esfuerzo personal y familiar, así como al empeño que ha realizado para sacar adelante a su familia y su profesión, su voz comenzó a quebrarse.

“Tengo 38 años de ejercicio profesional y para que sepan ustedes, la vida no me ha regalado nada. He trabajado desde los 14 años, por lo tanto, nadie me puede decir, ‘eres un corrupto’, todo lo he ganado con el sudor de mi frente, mirándolo a cada uno de ustedes. Yo voy a ejecutar un trabajo que dignifica al hombre, pero sobre todas las cosas soy un aporte. Soy egresado de la carrera de administración pública (….), tengo una familia que debo respetar  (entre sollozos), no les permito a nadie de ustedes, que me traten de una forma tan vil (llanto) ….”, fue la intervención de Millanao.

Al cabo de estas palabras, el concejal Basilio Muena solicitó realizar un alto en la sesión, para que su colega Millanao se pudiese tranquilizar, al cabo de lo cual, éste salió acompañado del jefe de gabinete del alcalde, Eduardo León y permaneció en el sector de la cocina.

Regresó el concejal al cabo de algunos minutos más calmado, lo que permitió que la sesión continuara sin nuevos sobresaltos.

Comenta con Facebook

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz