El día que la derecha se pasó a la vereda del frente en San Felipe

El porcentaje obtenido en las últimas presidenciales y parlamentarias dieron el cetro de absoluto vencedor al abnegado sistema de trabajo desplegado por el PPD con el Diputado Marco Antonio Núñez a la cabeza. Para muchos el golpe fue tan duro que “literalmente la derecha se quedó sin reacción”, cosa que nadie se atreve a rebatir.

Una que leyó de ese posible beneficio fue la actual presidenta distrital de RN, Patricia Opazo, que no apoyó al candidato de su colectividad, Jaime Amar, sino que algunas semanas antes acompañó al independiente, Patricio Freire, cuestión que no cayó nada de bien en las bases más leales de la colectividad de la estrella tricolor.

En su momento esta jugada la llevó a aceptar a regañadientes la compañía de otros “amigos” de Freire, encomiados por el diputado de la Nueva Mayoría. La dirigente fue ganando terreno y apareciendo cada vez más desinhibida junto al empresario alcalde. Se afianzó en su trabajo con los abuelitos y pasó de ser una especie de secretaria o asesora personal durante la campaña, a una trabajadora leal en su actual administración.

Poco quedó de la dirigente que despreciaba a la Concertación hace un par de años, o de la casi abanderada de Piñera en el 2010. Hoy más bien se llena de sonrisas en la primera fila de la nueva mayoría que asumió el municipio sanfelipeño hace un año y  medio.

Los más críticos de su sector denuncian que con ello RN no enfrentará de manera real una oposición en San Felipe, y lo que ellos califican como “realmente grave” es que junto al ex presidente distrital “se empeñaron en sacar del camino a los únicos militantes que podían hacerle oposición” al cupo que se les arrebató después de 16 años en su bolsillo.

Patricia Opazo acompañando a la plana del PPD en la zona para las celebraciones del aniversario de la ciudad. La actual presidente RN abandonó la oposición para trabajar con los personeros que dirigen la administración municipal en la ciudad.

Existen voces todavía más incrédulas que relacionan los actuales nexos de Opazo en el municipio para acordar en una especie de alianza, “un paquete” para competir en las próximas municipales del 2016” y con ello abandonar esa lucha “por el solo interés de pagar favores personales y laborales”. Sin duda un cambio que pocos imaginaron en la, ahora ex ferviente opositora de la izquierda local.

Del “Dormiré con un ojo abierto”, a “les coloco un 7”

Pero si de extremos se trata, el otrora líder de la UDI en la comuna, Juan Manuel Millanao, cruzó todas las fronteras de lo que algunos calificaron “la decencia política” al integrarse al grupo de trabajo de la administración del nuevo alcalde Patricio Freire.

Millanao no tuvo tapujos en emplazar vez tras vez al alcalde para exigirle mayor transparencia en los recursos que se estaban destinando a la contratación de personal asesor al nuevo alcalde.

“Existe un verdadero desembarco de gente al municipio, y eso nos está costando cerca de 300 millones al mes adicionales, y esas platas nos van a faltar en algún momento” es lo que señaló a nuestro medio en el mes de febrero del año 2013.

Ahí fue que lanzó la frase que a muchos todavía les da vuelta: “no descansaremos, y dormiré con un ojo abierto para velar por la buena disposición de los recursos”. Además de ello solicitó incluso anular la modificación del PADEM de ese año, y ahondó diciendo: “Creo que hay personas que están trabajando hoy día en la administración municipal que creen que esto es un bolso sin fondo, donde se pueden sacar y sacar recursos, y en ese aspecto creo que el análisis es erróneo”.

Juan Manuel Millanao cuando se presentaba como lider de la UDI en la zona. El impulsor de la fiscalización dejó de liderar dicho movimiento cuando ingresó a trabajar en el municipio. Muchos ven imposible que pueda fiscalizar a quien le una remuneración mensual.

La vuelta en 360°

Pero sus convicciones solo pudieron ser expresadas hasta noviembre de ese año, ya que tras un par de reuniones, el mismísimo abanderado UDI en la comuna, optó por firmar un contrato que lo ligaba a la DAEM de la ciudad en labores que, por más que el político intentara explicar, nadie en su sector entendió.

El concejal alcanzó el llanto en plena sesión  de Concejo tras los cuestionamientos que recibió de sus pares Silva y Covarrubias. Y dijo en aquella sesión que lo hacía para “darle de comer a sus hijos”, y justificó  justificó su contratación aclarando que no existía conflicto legal por dicho contrato e incluso expresó que: “desde el punto de vista ético, qué más ético tener la posibilidad incluso de ingresar a los establecimientos y hacer estos requerimientos, cosa que los concejales no podemos hacer, porque la ley lo prohíbe”.

Así, el martes 22 de Julio y en plena exposición de las cuentas municipales el ex concejal fiscalizador calificó con las siguientes palabras a la actual administración: “por lo tanto si tuviera que colocar una nota, yo colocaría una nota siete (…) coeficiente dos”.

Los opositores de este accionar en la derecha local han sostenido que “independiente de las necesidades económicas que cada individuo puede tener, la ciudadanía ve con muy malos ojos estos dobles discursos, y eso hace que la gente no crea en la política”.

En Renovación Nacional en tanto aseguran que el accionar de los dirigentes está siendo monitoreado en la zona, y que están por el interés de que “en el Distrito 11 no se ande con dobles militancias. Estamos en un proceso  que pretende justamente no repetir los errores del pasado”.

Por su parte, los dirigentes locales de la Unión Demócrata Independiente UDI, aseguraron que el caso de Juan Manuel Millanao había sido tratado, pero que “debemos ser objetivos y sinceros, hay disparidad de opiniones en este tema y por lo mismo no ha habido un pronunciamiento”.

Comenta con Facebook

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz