«¿Quién defiende el Agua de Aconcagua?»

Por Jaime Amar Amar

A través  de una crónica del diario El Trabajo se anuncia que el MOP acelerara el proyecto del Embalse Los Cerrillos de la comuna de Catemu, informando lo anterior con presencia de  agricultores de Quillota y Limache pertenecientes a Tercera Sección del Rio Aconcagua, el compromiso del ministerio es la licitación conjunta del diseño y construcción del embalse en Catemu.

Frente a lo anterior aparecen muchas inquietudes para los aconcagüinos siendo la primera de ellas relacionada a:  ¿Quien  defenderá los intereses de Aconcagua?,  ¿Con qué agua se llenará el embalse?, ¿Qué pasara con el embalse de cabecera ‘Puntilla del Viento’?, ¿Cómo es posible que un diario local en nuestro propio valle  anuncie las bondades de un proyecto que nos quita no solo el agua, sino las esperanzas del desarrollo?, etc.,   son solo algunas de las preguntas que cualquier ciudadano que viva en el valle  se puede hacer.

Frente a lo anterior, no podemos quedarnos pasivos sin hacer un frente común , y más aun, cuando el Intendente está solicitando al MOP para que se aumente a 48 horas semanales la entrega del agua solo para la tercera sección del rio Aconcagua, teniendo absoluto desconocimiento de que hay regantes que  actualmente en el valle reciben agua para regar sus predios  cada 15 días y la gran mayoría cada 12 días, colocando  en riesgo la exportación de más de 20 millones de cajas de uva , millones de kilos de Duraznos y Paltas que se exportan a los mercados internacionales.

 Hoy, no se escucha la voz de los agricultores del Valle de Aconcagua  a través de sus dirigentes gremiales,  y menos de las autoridades políticas como Parlamentarios, Gobernadores, Alcaldes, Concejales, Consejeros Regionales etc. quienes deben liderar la defensa del agua en nuestras provincias de San Felipe y Los Andes, y no aceptar la construcción del embalse Cerrillos sin tener la solución del embalse de cabecera del rio Aconcagua , tal cual  como lo hicimos entre los  años 1998- 2000,  al rechazar  la construcción del mismo embalse hoy en discusión y  que solo perjudica a los agricultores de Aconcagua al generar  un mínimo beneficio para los agricultores  de Catemu y perjudicando  mayoritariamente a los agricultores de Aconcagua.

Cuando se razona en torno a poder determinar con qué  agua se llenará el  embalse Catemu, todos sabemos que será  del rio Aconcagua que, a través de un túnel de 8 Km de extensión   unirá  Palomar con el sector Cerrillo de la comuna de Catemu,  permitiendo a través de otro túnel de similar longitud unir a ese sector  con  la Provincia de Petorca   donde se plantea construir el embalse Los Ángeles, proyecto que actualmente  acompaña  al embalse de Catemu en su desarrollo por parte del MOP.

Llama profundamente la atención que los diferentes grupos de la sociedad civil hoy no levantan la voz en relación al riesgo de perder parte importante del agua de Aconcagua como lo hicieron en años anteriores, más aún,  cuando  todos sabemos que el agua es el gran capital y reserva que tiene la zona para enfrentar el desarrollo y las aspiraciones  de las futuras generaciones.

Frente a lo anterior quiero dar a conocer algunas propuestas  ya conocidas y otras que creo que pueden evaluarse con una mirada de más largo plazo:

1.- Aprobar la construcción del embalse de Puntilla del Viento dentro de los próximos dos  años. Embalse que debe acompañarse con una propuesta atractiva para las familias del sector ofreciendo terrenos de mínimo 2500 metros cuadrados por familia, urbanizados respecto a calle pavimentadas , luz , agua , sistema particular de alcantarillado y una vivienda de por lo menos 60 metros cuadrados, sumados a una indemnización económica  atrayente para los vecinos del sector.

En concreto, debe romperse la pasividad del Estado en la forma  como se ha enfrentado el tema con los vecinos, transformándolo en  un proyecto muy beneficioso para ellos.

2.- En Europa es muy corriente la generación de pequeños embalses naturales en la alta cordillera favoreciendo el almacenaje más natural, situación que debería evaluarse en el sector cordillerano de la cuenca del Aconcagua.

3.- Construcción de un sistema de pequeños  embalses   laterales   transformándose junto al  embalse de Puntilla del Viento en un sistema  que rompa el esquema actual de solo  un ‘Regulador’ a un ‘Gran Embalse’ que responda a las necesidades reales de los regantes de la cuenca.

4.- Generación de una política  agresiva de rehabilitación y construcción de tranques acumuladores de agua en diferentes sectores de Aconcagua.

5.- Plan de revestimiento de todos los canales de regadío en Aconcagua a través de un plan especial generado por el Ministerio de Agricultura que permita disminuir las perdidas por infiltración del agua  que son cercanas al 40%,  siguiendo los mecanismos actuales de financiamiento  en un plazo de 5 años.

A lo anterior debe sumarse la construcción de nuevas boca tomas de los canales de regadío.

6.- Plan de tecnificación de regadío a través  de una línea de crédito a 10 años plazo por el Banco del Estado con tasas preferenciales y condicionantes que faciliten el proceso.

7.- Plan anual de infiltración de napas a través de piscinas construidas en el cajón del rio Aconcagua.

8.- Generación de un plan integrado al Embalse Chacrilla de Putaendo para generar una sinergia en el uso del recurso hídrico.

Concluir  que todo lo expresado anteriormente debe estar reflejado en un Plan Hídrico de Aconcagua que una vez consensuado con las autoridades de Gobierno  debería  ser el plan maestro del recurso agua para los próximos 20 años y servir como piloto para otras cuencas del país.

Como reflexión final, manifestar que para resolver el problema del agua en la cuenca del Aconcagua se necesita con urgencia una asociatividad Público-Privada que lleve a cabo el Plan Hídrico para Aconcagua y así poder entregar a las futuras generaciones un Valle lleno de oportunidades y esperanzas.

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.