Extravío de seis jóvenes en la cordillera movilizó a equipos de emergencia en San Esteban

(Foto Referencial)
(Foto Referencial)

Seis jóvenes ciclistas crearon alarma y movilizaron a personal de rescate del cuerpo de Bomberos de San Esteban al extraviarse camino a la cordillera por el denominado “Sendero de Chile” durante la tarde de este domingo.

La emergencia se activó pasadas las 21 horas y a ella debió concurrir una docena de voluntarios en las unidades de Rescate RX1 y la camioneta K equipada con material de rescate agreste. Además de bomberos, salieron dos móviles de Carabineros y una unidad del SAMU para la posible atención de lesionados.

A esa hora llovía copiosamente en los cerros de San Esteban, lo que en principio dificultó la labor de bomberos.

Después de dos horas de búsqueda, donde también participaron amigos y familiares de los muchachos, se logró dar con su paradero en el sector de La Mancha Amarilla.

Los seis jóvenes se encontraban en buenas condiciones físicas por lo que pudieron relatar lo sucedido, contando que temprano salieron a andar en bicicleta por el “Sendero de Chile” porque el clima ya estaba bien, y que estando “arriba” comenzó a llover, por lo que se comenzó a formar barro y se hizo difícil seguir en bicicleta por lo que tuvieron que cargarlas para empezar a bajar muy despacio pero cada vez aumentaron las precipitaciones por lo que equivocaron el camino, y al verse extraviados se devolvieron al lugar donde comenzaron el descenso, momentos en el que comenzó a nevar, con lo que terminaron por perder la “huella”.

Los jóvenes fueron trasladados por precaución hasta el Hospital San Juan de Dios de Los Andes donde se diagnosticó principio de hipotermia a dos de los ciclistas.

La autoridad recordó a la ciudadanía no hacer excursiones de ningún tipo a la cordillera si no se tiene los instrumentos apropiados y en días de tiempo inestable, ya que la zona pasa por un período cambiante, por lo que un claro de sol puede dar paso a las lluvias, crecidas de ríos o esteros, a deslizamientos de tierra y piedras o nevazones inesperadas como en este caso.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *