Centro de Ciencia y el Clima sitúa a San Felipe como una de las comunas más afectadas por la sequía

Así lucía el Río Aconcagua en octubre de 2014 a la altura del puente El Rey. La sequía alcanzaba su momento más crítico desde que se tiene medición.
Así lucía el Río Aconcagua en octubre de 2014 a la altura del puente El Rey. La sequía alcanzaba su momento más crítico desde que se tiene medición.

El Informe a la Nación «La megasequía 2010-2015: una lección para el futuro» es un documento elaborado por el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 que aborda de manera interdisciplinaria las diversas aristas del déficit de precipitaciones que ha afectado a la zona centro y sur de Chile durante los últimos cinco años.

En él se analizan las variantes que están generando condiciones más cálidas y secas en el país, especialmente en la zona central.

Los caudales de los ríos centrales han disminuido notoriamente entre un 25% y 75%, lo que ha fijado nuevos parámetros respecto de estas reservas estacionarias.

El informe, elaborado con la colaboración de una treintena de expertos, señala que a pesar de existir muchos registros de años secos, en los que incluso se anotaron sequías con déficit superiores al 50%, en general estos fueron solo estacionarios y con una duración de una o dos temporadas. «La mayoría de estos años secos ocurren en forma aislada, pero también se han presentado como parte de cuatro eventos multianuales: El primero abarca desde 1945 a 1947, el segundo se ubica entre 1967 y 1969, un tercero desde 1988 a 1990 y, finalmente, el período 2010 – 2015. Este último evento, aún en desarrollo, es el de mayor duración y extensión territorial en el registro instrumental, por lo cual lo hemos denominado «megasequía», explica el documento.
«La zona más poblada de Chile debe adaptarse desde hoy a un clima futuro más seco y cálido que el actual. Las proyecciones climáticas indican de manera consistente que en un horizonte de algunas décadas la condición media será similar a la que hemos experimentado en los últimos cinco años, acentuando y extendiendo hacia el sur el desbalance entre la oferta y demanda de agua dulce», agrega el informe.
El texto cita además la necesidad de cuidado sobre otros recursos muy propios de nuestra zona, como lo son los glaciares. «Frente a esto, Chile debe tomar medidas hoy para enfrentar el mañana. De nosotros depende aprender a tiempo la lección de la megasequía. El conocimiento de nuestros principales reservorios de agua dulce –glaciares y aguas subterráneas– si bien ha ido mejorando paulatinamente debe ser ampliamente fortalecido, focalizándose en recopilación y elaboración de información cuantitativa, oportuna, fidedigna y representativa sobre la cual fundar decisiones. Estos reservorios son parte de cuencas hidrográficas complejas y sujetas a cambios, perturbaciones y demandas que deben ser adecuadamente cuantificados».
MAPA DE LOS LUGARES MÁS AFECTADOS POR LA SEQUÍA EN CHILE
Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.