Codelco 244: Acusan adaptación paulatina de producción sin control global del proyecto

codelco andinaTodas las modificaciones que considera un proyecto minero deben sustentarse en instancias acordes, y no de forma paralela y fraccionada.

Ante las declaraciones de Codelco Andina, la Junta de Vigilancia de la primera sección del río Aconcagua aclaró que las observaciones realizadas se basan en el análisis del proyecto “Reemplazo de Sistema de chancado y Habilitación de Plataforma para Infraestructura Minera”, presentado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, quienes decidieron abrir un espacio para una participación ciudadana este miércoles 3 de febrero.

Al respecto, la consultora ambientalista Michaela Heisig, bióloga y ecóloga de la universidad de Hamburgo, señaló que se han ido presentado de manera fraccionada distintos proyectos que consideran modificaciones (aumento de drenaje ácido y disposición de material en Depósito Lastre Norte, construcción de un  nuevo muro corta fuga, aumento en el consumo de agua, entre otros) que al estar directamente relacionadas deberían ser presentadas en forma conjunta en un Estudio de Impacto Ambiental. Hasta hoy algunas de ellas, sólo se han presentado, a través de cartas de pertinencias, y otras derechamente no se han informado al Servicio de Evaluación Ambiental.

Puntualmente, en el marco de este proyecto Codelco pretende construir rampas, galerías, ventilaciones y refugios subterráneos, los cuales drenarán un mayor caudal de drenajes ácidos. Sin embargo, al no declarar éstos, no se sabe si la actual planta está preparada para recibir esta sobrecarga y si los eventos de excedencia, en que se descarga estos drenajes sin tratar, aumentarán.

Inquieta también la falta de claridad en el aumento de producción sustentado por la mina subterránea; ya que el proyecto en evaluación considera infraestructura para una gran cantidad de personas, dejando el camino libre para fraccionadamente ir presentando pequeños aumentos de producción con gran parte de la infraestructura ya construida.

 Por el bien de la comunidad de esta zona, es necesario aclarar cómo se utilizan los recursos hídricos de la División, y cómo el aumento de los drenajes ácidos afectan a los caudales tanto subterráneos como superficiales. No hay que olvidar que desde hace tres años, la Dirección General de Aguas (DGA) no fiscaliza la cantidad de agua utilizada, así como tampoco se verifica que los derechos otorgados sean extraídos en los puntos formalmente autorizados a esta minera.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *