Banda Sanfelipeña forma parte del equipo ganador del primer Oscar a una cinta Chilena

DËNVER

La noche de este domingo 28 de febrero marcó un quiebre en la historia del cine chileno. Por primera vez un realizador nacional fue reconocido con la máxima distinción otorgada por la industria cinematográfica.

El joven cineasta Gabriel Osorio se quedó con el trofeo a Mejor Cortometraje Animado por “Historia de un oso”, superando así a otros cuatro nominados de peso al interior de Hollywood.
Gabriel Osorio agradeció el reconocimiento de la Academia con un breve discurso en inglés. “Estamos realmente felices ahora. Queremos darle las gracias a la Academia, a nuestras familias y a todos en Chile, quienes confiaron en nuestro trabajo. Quiero dedicar el premio a mi abuelo, quien inspiró esta historia. Y a todas las personas que sufrieron en el exilio. Que esto nunca más vuelva a ocurrir”.
El productor, Pato Escala, se sumó a las palabras del cineasta y culminó con un “Gracias a todos. ¡Viva Chile!”. El reconocimiento al filme de Osorio no es del todo una sorpresa.
La cinta obtuvo excelentes críticas por parte de la prensa especializada el año pasado, cuando llamó la atención de los cinéfilos durante su paso por festivales internacionales de cine.
La producción competía con Pixar (“Sanjay’s Super Team”). El prestigioso estudio de animación 3D es candidato seguro casi todos los años, pero no ha recibido un trofeo desde el año 2002, cuando triunfó con “Pajaritos”.
Osorio también superó a dos destacados cineastas que ya habían sido considerados por la Academia en ediciones anteriores: Don Hertzfeldt y Richard Williams.
El primero aspiró a la misma categoría en 2001, mientras que el segundo ha ganado dos estatuillas, una por el corto “A Christimas Carol” en 1973 y otro por los efectos visuales de “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”.
El cuarto director que fue nominado también es un viejo conocido de la institución hollywoodense: Konstantin Bronzit. El ruso postuló al mismo trofeo en el año 2009 por el corto “Lavatory-Love Story”.
Osorio llegó a los Oscar tres años después de que lo hiciera Pablo Larraín con “No”. En aquella oportunidad el realizador perdió el premio a Mejor Película en Lengua Extranjera ante el filme austriaco “Amour”, del aclamado director Michael Haneke.
Ese mismo año sí triunfó otro chileno en la ceremonia, Claudio Miranda, pero por un trabajo realizado al interior de Hollywood. El oriundo de Valparaíso radicado en Los Angeles se llevó el galvano por la dirección de fotografía de “Una aventura extraordinaria”, del taiwanés Ang Lee, quien fue, precisamente, quien anunció a Osorio como nominado al Oscar en enero pasado.
Osorio tuvo palabras para todo el equipo que trabajó en la producción del corto, entre ellos, a la banda oriunda de San Felipe, Dënver, que con una pieza musical tan simple como emotiva, logra introducir al espectador en la historia relatada con figuras remachadas, que se pasean entre la nostalgia y la melancolía de un cuento inspirado en su abuelo y el drama del exilio.


Este es el Cortometraje ganador

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *