Opinión: “Artistas locales; antes de la fama, no después”

UTILIZACIÓN POLÍTICA GRUPO DENVERPor Flavia Vera

Tras el éxito de “Historia de un oso” y las acciones de ciertos “personajes” que se aprovechan y cuelgan de la victoria de los jóvenes talentos, me parece necesario hablar de estas cosas para no seguir fomentando malas prácticas en torno a un tema que afecta a muchos pero que pocas veces se expone de forma franca: El apoyo a los artistas locales.

Cuando converso con artistas de la zona, músicos, actrices y actores, escritores, siempre surge el mismo tema; dónde desarrollar estas actividades. Seguramente, Ud. Que está leyendo esto, me dirá “pero para eso está el teatro municipal”, aquellos que manejan alguna otra información también podría argüir “el departamento de cultura”, pues bien, déjeme contarle que la cosa no es tan así.

En San Felipe, nuestras bandas locales, que las hay por montones, porque la música atrae multitudes, no disponen de un espacio donde ensayar. No conforme con eso, tampoco hoy tienen espacios donde presentarse. De nuevo; ¿Teatro municipal?

Uhmmm… no.

En cuanto a teatro, la cosa no es muy diferente. ¿Se acuerda ud que en 2014 se armó una academia de teatro municipal? Sabe ud dónde ensayaba aquella academia? Pues bien, así como sucedió con otras iniciativas de patrocinio municipal, los tuvieron ensayando en diferentes lugares, cada uno de ellos menos apropiado para realizar aquella actividad, y con incomodidades tales como, no saber dónde sería el siguiente ensayo. Misma cosa pasó con el grupo de jóvenes artistas “Talento San Felipe”, quienes estuvieron todo un año mendigando un lugar digno para ensayo.flavia vera

¿Y los escritores? De no ser por un privado que facilitó las dependencias de su local comercial para hacer encuentros literarios con declamaciones y exposiciones al respecto, éstos tampoco habrían tenido dónde reunirse.

Yo fui una de las que abogó -y sigo en la misma tarantela- porque se dé más cabida a las actividades artísticas y culturales, no sólo en el centro de la comuna, sino también en los sectores rurales, porque sacaran las actividades a las poblaciones, y si bien eso últimamente se ha hecho, la idea no era así como se está ejecutando.

¿Cuántas de las obras que se dan son de factura local? ¿Cuántas bandas locales tocan en el Festival Palmenia Pizarro? ¿Dónde se junta o conoce otros escritores un joven que se interesa por la literatura? ¿Cuántas bandas locales ha visto presentarse en el teatro municipal o en la terraza? ¿Con qué periodicidad ocurre esto? ¿Qué promoción se hace a éstas actividades? y cosa no menor esa promoción ¿Es la misma que se le da a otras actividades que vienen de Santiago, Valparaíso o de cualquier otra parte?

Cuando escucho reclamar acerca de “los jóvenes…” yo, automáticamente pienso en estas carencias. Porque es fácil tildar de drogos, maleantes, vagos o cualesquiera epíteto negativo que se le ocurra, pero por otro lado, existen espacios para que estos jóvenes se desarrollen de forma real? Con APORTES reales y no la pura foto después que ganaron el Óscar?

Los talentos se apoyan cuando están surgiendo, cuando a quienes están haciendo proyectos no tienen dónde ensayar o no saben cómo conformar la agrupación para postular a los fondos (Sí, esos mismos fondos que se ganan casi siempre los mismos). Cuando están las ganas pero no están ni los espacios ni los recursos.

Hay que generar los espacios, pero no cualquier sala a mal traer, espacios óptimos para que por ejemplo pueda ensayar un grupo de teatro, puedan desarrollarse ensayos de capoeira, puedan tocar las orquestas y bandas. Una casa de la cultura. 

Pero como sé que eso es mucho pedir, porque requiere tiempos, requiere dinero -que no hay- requiere de proyectos a mediano y largo plazo, creo que la solución está en lo que actualmente hay, como por ejemplo, las sedes vecinales.

¿Por qué no formar talleres artísticos en las poblaciones aprovechando las sedes?. Por qué los mismos jóvenes no aprovechan los mismos espacios que se usan para los talleres femeninos o clubes de adulto mayor?  ¿Por qué no contratar monitores de teatro, de música, de literatura y crear también las condiciones de espacio para estas actividades? Más aún, ¿Por qué no generar talleres en conjunto de forma intergeneracional?

¿Por qué no abrir los espacios? ¿Por qué sólo se apoya a “algunas” bandas, o “algunos” talleres?

Porque no basta con la faramalla ni la foto después de los aplausos, ni con los reconocimientos póstumos, ni las promesas de que –algún día- se harán las cosas. Hay que hacerlas y hay que hacerlas bien y ahora. Hay que apoyar desde abajo, desde los inicios, hay que guiar cuando están las ganas, hay que reconocer los talentos y ayudarles a surgir, y no colgarse al carro de la victoria cuando por méritos propios, esos talentos han llegado a la cima.

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.

Comentar