Funa por Faceboock derivó en denuncia por «Narcotribunal» en San Felipe

Inesperadamente y a través de la red social Facebook un grupo que se hizo llamar «Corrupción Corrupción» realizó la difusión masiva de una serie de denuncias sobre posibles conflictos éticos de una serie de funcionarios del ámbito judicial del Valle del Aconcagua, entre los que figuraban un par de fiscales y la magistrado de Los Andes, Valeria Marcela Crosa Chiappe. (Foto Referencial gentileza de losandesonline.cl)

La denuncia hacía referencia a la relación de amistad entre la magistrada y la familia dueña de uno de los principales centros nocturnos del valle, la permanentemente cuestionada Disco Scalibur del sector de Almendral en San Felipe.

Esta es una de las publicaciones que se hizo para mostrar que la Magistrada Valeria Crosa mantiene lazos de amistad con la Familia Rozas, propietaria de la cuestionada discoteca Scalibur de san Felipe
Esta es una de las publicaciones que se hizo para mostrar que la Magistrada Valeria Crosa mantiene lazos de amistad con la Familia Rozas, propietaria de la cuestionada discoteca Scalibur de San Felipe

El texto señalaba entre otras cosas que, la magistrada Crosa tendría interés en proteger a Carlos Segundo Rozas Reinoso, conocido empresario nocturno y dueño de la citada discoteca.

Para justificar los dichos, el perfil denunciante subió a la red social una serie de fotografías que daban cuenta de los vínculos afectuosos que existirían entre la magistrada Crosa y la familia Rozas.

Hasta ahí el asunto no pasaba de ser una de las tantas «funas» que se suben a diario a las redes sociales, salvo por un par de detalles que SoyAconcagua.cl investigó y que dan cuenta de la efectividad de algunas de esas irregularidades.

Como sea, en algún momento del día, el perfil del denunciante fue bajado desde Facebook, lo que sembró aún más dudas.

Cuestionamientos a Disco Scalibur

Desde hace varios años los medios de comunicación han cubierto las denuncias que se acumulan por cientos en los tribunales de San Felipe y en contra de este centro de entretención nocturno. Las noticias suelen repetirse, los denunciantes reclaman impunidad y la comunidad concuerda en que de una u otra forma el asunto siempre termina por archivarse o no prosperar por parte del Ministerio Público.

Incluso en una oportunidad, en que el afectado fue un joven marino en ejercicio, el tema tomó ribetes regionales pues enfrentó el accionar de carabineros y el disgusto de la Armada, lo que motivó una reunión entre el jefe de Zona naval y el entonces Jefe de la V Zona de Carabineros que se trasladó a San Felipe para advertir a los funcionarios de Carabineros sobre el procedimiento a adoptar cuando sean requeridos por «eventos» ocurridos en el centro nocturno.

Conflicto de Intereses

En principio nuestro medio tuvo acceso a la última causa que involucra al dueño de Scalibur, Carlos Rozas Reinoso, pero esta vez no aparece como denunciado sino que como querellante por el delito de amenazas en una causa llevada desde junio del año 2018 en el Tribunal de Garantía de San Felipe. El querellado en tanto está individualizado como Pablo Quiroga González y el tribunal, accediendo a una solicitud del Ministerio Público, acumuló dicha causa con otras de similares características y procedió a fijar audiencia para el día jueves 5 de diciembre de 2019.

«Durante la semana, vino a reemplazar a San Felipe un magistrado nuevo que está asignado a Los Andes, pero como ha habido licencias de los jueces locales, este se presentó el día lunes, martes y miércoles a dirigir las audiencias en San Felipe», sostiene uno de los abogados cercanos a la causa, y que pidió no ser individualizado aún porque dijo encontrarse en el proceso de toma de la causa, previo a solicitar un informe al Fiscal Regional. «Cuando asuma el patrocinio de mi representada podré referirme en más detalle a estos casos, pero a priori le puedo señalar que es bastante curioso que habiendo un juez disponible para cubrir audiencias, lunes, martes y miércoles, no esté disponible para venir un jueves y es precisamente este día jueves en que asume la audiencia la magistrado Crosa que ahora es señalada como cercana a la familia del querellante», puntualizó el letrado.AUDIENCIA DE LA JUEZ CROSA Y QUERELLANTE CARLOS ROZASDENUNCIA CORRUPCIÓN SCALIBUR

«¿Usted cree que debió inhabilitarse?»

«Obviamente, y esa no es una decisión solo ética o moral, sino que una obligación legal porque es la única forma de garantizar imparcialidad en un juicio. Además esta causa está plenamente planificada y programada, por lo que la magistrada Crosa tuvo conocimiento previo de ella y de sus intervinientes. Incluso si no lo supo, al momento de realizar la audiencia y ver quiénes eran los intervinientes, debió haber suspendido y haberse inhabilitado. Pero esa será materia para el colega que lleva esa causa y defiende al querellado, en mi caso solo me puedo referir someramente a lo que afecta a mi futura representada y el trato recibido por los guardias y el dueño de esa discoteca» (Ver Nota al pié).

SoyAconcagua.cl indagó en la denuncia efectuada por Facebook y tomó contacto los afectados que fueron comentando la misma y que se describieron como «un grupo de víctimas de la impunidad de Scalibur». Algunos de ellos dijeron sentir miedo, otros en tanto señalaron estar dispuestos a enfrentar este asunto públicamente.

Al cotejar las fotografías y solicitar más antecedentes varios testigos sindicaron a la magistrada Crosa en compañía de la familia Rozas y describieron su relación con las parejas de «los hermanos Rozas» como de «grandes amigas», «y las fotos están tomadas en casa de ellos mismos».

Una de las entrevistadas es pareja del querellado en la causa que se revisó este jueves, y señaló que es precisamente por ese grado de amistad que «ayer al ingresar a la sala como público, la jueza Crosa se descompuso y me gritó desafiantemente, amenazando con tomar medidas para que mi marido se presentara a la próxima audiencia y cuestionando derechamente el hecho de que él estuviera con licencia. Me gritó que ella se encargaría personalmente de traerlo al tribunal para enjuiciarlo«.

«¿Qué siente usted con toda esta situación?»

«Que ellos hacen lo que quieren justamente porque se sienten seguros, se sienten amparados por los fiscales y por los jueces. Todas las denuncias contra ellos no prosperan, y estas en las que ellos requieren a los tribunales corren rapidito y sin obstáculos, incluso como para que una amiga de la familia venga desde Los Andes a dirigir la audiencia ¿no cree usted que esto es raro?¿qué justicia va a impartir una jueza que calla sus vínculos con esta familia en la audiencia?. El problema es que si uno habla más, el peso se lo llevan los acusados, porque ahora si no viene ella, vendrá un amigo de ella y el asunto lo arreglan entre compadres. Ya no hay garantía de justicia», señaló la mujer que anunció la interposición de denuncias a nivel regional y nacional, porque aseguró que en Chile, por este tipo de cosas nadie confía en los tribunales.

«Prepotente y de mal servicio»

Los funcionarios del edificio de tribunales de Los Andes estaban sorprendidos por la publicación que se viralizó por Facebook hoy, y aunque no quisieron dar declaraciones, ni entregar mayores antecedentes, sí se animaron a comentar en off que la magistrada es conocida entre sus pares como «muy prepotente y de mal servicio». «No todos -señala una funcionaria- porque lógicamente como en todos los trabajos hay gente que se lleva mejor que otra, pero en general lo que acá se repite es que muchas veces no trata de la mejor manera a los usuarios e incluso a otros jueces».

«Usted entenderá que en estos asuntos las jefaturas se hacen notar cuando se imponen no en los mejores términos, y lo que es bueno para algunos casos penales, es pésimo para los casos sociales al interior del mismo servicio que prestamos».DENUNCIA CORRUPCIÓN SCALIBUR 2

«Y ustedes ¿no lo han denunciado?»

«Es que en realidad es difícil atreverse porque se arman sociedades como en todos los empleos y uno mejor trata de hacer bien su trabajo y punto. Serán los usuarios, es decir particulares, abogados, Ministerio público y Defensoría los que deben denunciar, y no se si lo han hecho. Entiendo que algunos ya han ido a la Corte por ella, pero no tengo mayores detalles de eso».

«¿Por qué estaba en una audiencia en San Felipe?»

«Los magistrados son mandados a reemplazar cuando hay licencias o contingencia, y eso no es tan raro como usted cree. De hecho es muy común. Lo que a mi si me llama la atención de este caso que usted me señala es que la magistrado debía estar de vacaciones esta semana y al menos yo, no  tenía idea que estaba trabajando en San Felipe, ni por qué fue a esa audiencia. Ese tema yo no lo manejo».

La magistrada Crosa ingresó al poder judicial el 26 de enero de 2005, y en su declaración de intereses señala tres actividades profesionales, dos inmuebles de su propiedad y pasivos por unos 50 millones de pesos. No informa inhabilidades ni conflicto de intereses con ninguna empresa, según consigna la página infoprobidad del Consejo para la Transparencia.

Fiscales «Funados»

Pero las publicaciones también apuntaron a los fiscales que hasta ahora han dirigido las investigaciones de denuncia contra Scalibur, sus guardias y su dueño. Otro afectado señala que «es evidente que acá hay gato encerrado, ¿me podría usted nombrar un solo caso en que los guardias o el dueño de Scalibur hayan sido condenados?. La gente de San Felipe sabe que acá Carabineros y los Fiscales no han hecho la pega como corresponde, por algo no se ha llegado nunca a una condena, y todo el mundo sabe que en ese lugar hay venta de alcohol a menores de edad, microtráfico en sus alrededores y peleas todas las semanas y nunca pasa nada en tribunales. ‘Que la persona estaba borracha’, ‘que venía herida desde afuera’, ‘que el que la golpeó ya no es guardia’, ‘que la persona se golpeó sola porque estaba en estado de ebriedad», y así una y otra excusa, pero nunca se llega a nada y el lugar sigue funcionando con el beneplácito de las autoridades».

El denunciante agrega que «es cosa de que revise (exhibe una serie de documentos) y vea en qué causas los fiscales realmente hacen algo. Para ellos lo más fácil es archivar o desistirse y son los niños de san Felipe y sus alrededores los que pagan el costo de una justicia que no opera». El hombre que autorizó a dar sus iniciales (P.A.H.R de 41 años), cuenta el caso de su hija que fue brutalmente golpeada al interior de la disco hace dos años. Sentí miedo de que me la mataran. Ella fue a defender a su pololo que estaba siendo golpeado por los guardias del lugar, «no tenía ninguna posibilidad de enfrentársele a esos gorilas», pero lo hizo, más por instinto que por racionalidad, según relata. Al final terminó en el hospital San Camilo, con dos fracturas de costilla, un hombro luxado y dos dientes menos, además de los hematomas múltiples. «¿Qué dijo la fiscalía?… que fueron lesiones en el contexto de una riña, y el asunto quedó ahí nomas».

Cita el caso de la causa RUC 1800695016-3 «que afectó a dos chicas de santa María y que fueron agredidas por el ‘Carlón’. Este sujeto y sus gorilas le pegaron a las chicas y las dejaron todas moreteadas, con mechones de pelos menos. Porque este sujeto es un abusivo y se anima con los cabros o las mujeres, pero nunca solo, siempre con sus gorilas al lado. Las chicas hicieron la denuncia tras ser atendidas en el Hospital San Camilo y, ¿qué hizo el fiscal Fajardo?… se desistió de solicitar una penalización para el ‘Carlón’, entonces dígame usted si esta cuestión no está arreglada. Vaya y pregúntele al Fiscal Fajardo por alguna condena o causa en la que se haya penalizado al ‘Carlón’, y verá que no, nunca ¿y por qué?, ahí es donde ustedes lo de la prensa tienen que investigar y atreverse a publicar».

Finalmente el denunciante señala que han puesto los antecedentes de esto en una carta al Fiscal Nacional, «porque claramente acá la gente se da cuenta de que podríamos estar frente a un narcotribunal con influencias en algunas causas y eso ya ha ocurrido en el país, por eso que es urgente que se investigue este asunto y sin temor se debe denunciar porque es un tema que daña a la sociedad entera, tal como ocurrió en Rancagua y ahí tiene usted hasta dónde estaba podrido todo, lo que significa que el dicho de que ‘si el río suena es porque piedras trae’ suele cumplirse, y da rabia darse cuenta de que la ciudad entera ve cosas que los tribunales no ven o no quieren ver».desestimiento fiscal eduardo fajardo de la cuba causa scalibur

Caso Dramático

Otra de las personas que denuncia el actuar dudoso de la fiscalía y que está dispuesta a dar su nombre es Débora Vega (26 años). Ella relata que no va a la disco justamente por el ambiente y los peligros que se corren en ella, pero que «ese día (08 de septiembre de 2019) llegó una visita a la casa que quería ir a ver a un artista que traía la Scalibur, así es que fuimos. En un momento yo estaba mirando a la pista y siento un golpe fuerte en mi cabeza. Una tipa a la que yo ubico, se abalanzó sobre mi agrediéndome con una botella. Estando yo en el suelo, y los guardias observando sin intervenir, seguí recibiendo golpes y cortes, con gritos de furia y consignas xenófobas. Ellos nunca intervinieron, y solo cuando esta mujer dejó de golpearme, me pasaron una toalla Nova y me llevaron a un taxi que había en el recinto, dándole instrucciones de que me dejaran en el hospital. Eso hicieron. Yo creo que gasté un rollo de toalla Nova porque sangraba demasiado, y me dejaron tirada fuera del hospital. Allí me atendieron de urgencia y me diagnosticaron heridas graves. Para sorpresa mía, y a pesar de mis lesiones NUNCA me llamaron de la fiscalía y tuve que venir hoy a ver qué pasaba con la causa y me entero de que ahora inculpan a otra persona solo para proteger a la amiga del ‘Carlón’ que fue la que me agredió. Es increible que ellos vieron todo y no hicieron nada para detener a mi agresora, solo se quedaron mirando y dejando que me golpearan, pero lo más increible es que la Fiscalía tenía archivada la causa y nunca me citaron a declarar».

En este estado quedó Débora tras la agresión sufrida. Las marcas en su rostro, con una X marcada en él, no se borrarán. Asegura que buscará justicia, esperando que esta llegue sin influencias ni beneficios a los culpables.
En este estado quedó Débora tras la agresión sufrida. Las marcas en su rostro, con una X marcada en él, no se borrarán. Asegura que buscará justicia, esperando que esta llegue sin influencias ni beneficios a los culpables.

La víctima señala que para ella también es evidente que acá se defiende la impunidad, «aunque ahora que veo que hay más gente dispuesta a hacer algo colectivo y atacar de raíz el problema, tengo fe en que se haga justicia y alguien responda de verdad por lo que me pasó. Solo pido que me corrijan las cicatrices de mi rostro y que se haga justicia con esto, sea quien sea el responsable».

Jueza de Hierro

Nuestro medio publicó múltiples notas policiales en la que nuestra edición le asignó el apelativo de «jueza de hierro» a la magistrado Valeria Crosa, precisamente por su carácter fuerte en las audiencias en que ha debido impartir justicia. Sin embargo, y a la luz de los antecedentes aportados por las víctimas, pareciera que esa distribución de justicia no ha sido del todo limpia, por lo que serán los tribunales superiores los que deberán investigar ahora el asunto.

Respecto a las acusaciones de conflicto de intereses de la magistrada Crosa, o las posibles denuncias por malos tratos, nuestro medio solicitó un pronunciamiento de la Corte de Apelaciones de Valparaíso a través de su departamento de comunicaciones, y al cierre de esta edición no se había pronunciado al respecto, aunque extraoficialmente un funcionario de dicha entidad judicial señaló que todas las denuncias son investigadas o a solicitud de parte o de oficio, y que «esta corporación tiene algunas atribuciones disciplinarias que ha ejecutado en el ejercicio de esa labor», pero que en este caso debe reunir la mayor cantidad de antecedentes para poder pronunciarse.

Respecto de las actuaciones del Ministerio Público, este medio solicitó a la Fiscalía Regional una declaración sobre estas denuncias.

El caso del Cadete de Marina, Sebastián Allendes causó impacto en el año 2016 tras sufrir múltiples agresiones por parte de los guardias de Scalibur. Hasta hoy asegura no tener justicia y sufrir cientos de trabas para reclamarla.
El caso del Cadete de Marina, Sebastián Allendes causó impacto en el año 2016 tras sufrir múltiples agresiones por parte de los guardias de Scalibur. Hasta hoy asegura no tener justicia y sufrir cientos de trabas para reclamarla.
Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.