Nueva denuncia contra empresa de Parquímetros en San Felipe

Una nueva situación anómala rodea la explotación del sistema de estacionamientos en la ciudad de San Felipe. Ahora dice relación con una nueva demarcación que ejecutó aparentemente la misma empresa concesionaria en algunas calles del centro de la ciudad.

Según pudo conocer nuestro medio, el contrato firmado entre la empresa concesionaria y el municipio local en el mes de julio de 2013 incluía la explotación de 568 calzos debidamente marcados y delimitados en secciones de “Zona Alta” y “Zona Baja”, con valores de $330 pesos por 30 minutos en la primeray a $270 pesos en zona baja por el mismo tiempo, pero luego de la media hora se cancela sólo cada minuto usado.

Del dinero recaudado, 12 millones se cancelan directamente al municipio como pago por la concesión cada mes. Ese dinero se usaría por ejemplo, en reparar veredas y pintar o delimitar pasos peatonales, etc.

Correr la línea

Todo marchaba bien hasta que se comenzó a conocer la denuncia que develó un fraude por parte de algunos operarios y eso alertó en una revisión necesaria de la manera en que Epark está ejecutando el contrato.

Personal del departamento de tránsito de la municipalidad fue alertado de que la pintura que se está aplicando para demarcar cada calzo “sufrió una intencionada modificación”. En efecto el lente de Diario El Trabajo descubrió que a cada extremo de una cuadra, la tradicional “cuneta” amarilla había sido sobre pintada un metro y medio más hacia la esquina. Así, al sumar los dos nuevos espacios se genera un nuevo calzo y por consiguiente un nuevo espacio a explotar comercialmente.

Así como se muestra en la imagen, los límites de aparcamiento antes de la esquina se corrieron casi dos metros hacia cada esquina.

Según estimaciones hechas por nuestro diario, esta ‘remarcación’ permitiría a la empresa expandir su número de calzos posibles hasta alcanzar los 600, y con ello incrementaría sus ingresos  con a lo menos 6 millones de pesos adicionales, contemplando solo la ocupación de la mitad de la jornada de parquímetros. Esto implicaría que con ese solo ejercicio la empresa se ahorraría la mitad del dinero que reembolsa al municipio. Claro que si el arriendo es a tiempo completo dicho pago estaría financiado solo con el desplazamiento de un calzo adicional.

En el municipio están al tanto de dicha anomalía, y en jornadas pasadas funcionarios municipales admitieron a nuestro medio “la necesidad de una fiscalización a esta nueva anormalidad”. Hoy, es el departamento de tránsito el que mantiene un informe de los calzos adicionales que se alcanzaron a pintar y que se están cobrando. Por lo mismo en el departamento jurídico advirtieron a la cuestionada empresa en reunión sostenida la semana pasada que, ‘el contrato contempla una cantidad específica de calzos y no existe razón alguna para que se vulnere lo acordado’.

Otro aspecto que deberá revisar el municipio local es que la Ley de Tránsito (18.290) en su Título XIII sobre Estacionamiento y Detención, señala con claridad en su Artículo 159.- ‘Se prohíben las siguientes detenciones y estacionamientos: 3.- A menos de diez metros de una esquina’. El problema se viene ahí para el departamento de tránsito pues con este movimiento de marcas en el suelo, esos límites que permite la ley se verían vulnerados en algunas esquinas del centro.

Pulsa para ver la página de mis amigos Pulsa para ver mi novia Pulsa para conocer a mi Familia Pulsa para conocer mi trabajo Mapa de imágenes. Pulsa en cada una de los círculos.